Inicio » Peques en casa

Peques en casa

El baile de las plantas

17/04/2020

Realizaremos varios experimentos que nos permitirán descubrir que ¡las plantas se mueven!

 

Dependemos de las plantas para poder vivir. Sin embargo, seguimos pensando en ellas como habitantes del mundo de segunda clase. Incluso, cuando somos muy peques, ni siquiera nos parecen seres vivos. Esto ocurre, simplemente, porque no las vemos moverse, pero en realidad ¡sí que lo hacen! Lo que ocurre es que sus movimientos son demasiado lentos para nuestros ojos animales, con una vida mucho más activa.

Las plantas responden a lo que ocurre a su alrededor en un movimiento que, en ocasiones, parece un baile acompasado por aquello que las hace mantenerse vivas. En la propuesta de hoy os invitamos a bailar con ellas y adentrarnos así un poco más en este maravilloso reino. 

¡Comencemos!

Materiales

  • Semillas ya germinadas

  • Pajitas, un lápiz viejo o cualquier objeto alargado y fino 

  • Trocito de hilo

  • Tapón pequeño

  • Agua

  • Móvil o tablet con cámara (opcional)

Observaciones

Para poder hacer esta actividad, vamos a utilizar semillas ya germinadas. Si todavía no lo habéis hecho, podeis consultar este artículo en el que os contábamos cómo despertar semillas.

Igual que ocurría con la germinación, la observación del movimiento de las plantas será un proceso lento, por lo que deberemos tener paciencia, esperando en algunos casos, varios días.

Para el experimento del objeto extraño es preferible hacerlo con una alubia germinada.

Descubrimos

Las plantas tienen dos tipos de movimientos, unos afectan a su crecimiento (tropismos), mientras que otros son reversibles (nastias). También, algunas plantas pueden moverse bastante rápido para... ¡comer animales! Sí, has leído bien, las plantas carnívoras pueden encontrar parte de su sustento así, pero no te preocupes, no pueden comernos, tan solo a pequeños invertebrados.

Si quieres conocer alguna curiosidad de las plantas puedes visualizar este vídeo.

¡Manos a la ciencia!

Tal y como vimos antes, las plantas se mueven al compás de aquello que las mantiene vivas pero, ¿qué es lo que les influye?, ¿a qué responden? ¡Podemos experimentar con ellas y descubrirlo!

Sabemos que las plantas necesitan agua y sales minerales que se encuentran en el suelo, pero…¿son capaces a encontrarlo? ¿Cómo pueden hacerlo? ¿Saben lo que está arriba y lo que está abajo?

Para descubrirlo os proponemos un sencillo experimento: tumbar nuestro tarro y observar la planta al día siguiente ¿sigue creciendo igual?, ¿hacia dónde se dirige ahora el tallo?, ¿y las raíces?

 

 

Cuando nos encontramos en el exterior y nos da la luz del sol, nos suele gustar, nos animamos a movernos y jugar, pero ¿les pasará lo mismo a las plantas? Quizá tengas una con el tallo ligeramente inclinado, mirando hacia la ventana ¿y si la giramos dándole la espalda a la luz? ¿la planta la buscará?

 

 

¿Podrán sentir las plantas un objeto extraño? ¿Les gustará? Para saberlo, pondremos un lápiz al lado del tallo y lo ataremos con un pequeño hilo. Tras un par de días, ¿la planta sigue creciendo igual? 

 

 

¡Qué rica está el agua cuando tenemos sed! Nosotros sabemos dónde podemos encontrar agua para beber, pero ¿podrán hacer lo mismo las plantas? Para averiguarlo puedes dejar un tapón con agua en un lateral del tarro, cerca de las raíces. Pasados unos días ¿hacia dónde crecen las raíces?

 

 

Para continuar haciendo

Hemos podido observar movimiento de las plantas pasados unos días o unas horas, viendo que, después de ese tiempo, han cambiado. De todas formas, nos sigue costando observar su lento movimiento ¿Y si grabamos un vídeo a cámara rápida? Con la aplicación  gratuita stop motion podemos montarlo a partir de fotos realizadas exactamente desde el mismo lugar. Haz una cada hora durante un día y te aseguramos que el resultado te sorprenderá. Aquí puedes ver uno en el que se puede apreciar la germinación y crecimiento de una planta.

La aplicación puedes descargarla desde el play store si utilizas un móvil o tablet.

También, como buenos científicos y científicas que somos, podemos ir anotando o dibujando los cambios en nuestro cuaderno STEAM.

Para saber más

Existen algunas plantas un poco tímidas que, en contacto con un objeto, se mueven bastante rápido. Hablamos de las plantas sensitivas, por ejemplo la mimosa púdica o vergonzosa, que no debes confundir con el árbol de la mimosa.

La mimosa responde al tacto, de forma que sus hojas y tallo se pliegan, intentado protegerse de posibles depredadores. ¿Te apetece ver cómo se mueve?

 

Y de noche ¿Podemos ver a una planta dormir? Las plantas tienen ritmos circadianos similares a los de los animales y, de noche también podemos observarlas preparándose para dormir. Fíjate sobre todo en las flores y en cómo sus pétalos se repliegan. Por ejemplo, a estas margaritas, les está entrando el sueño ¡Buenas noches margaritas! ¡Hasta mañana!

¿Nos queréis contar algo?

Nos encantaría poder acompañar vuestras experiencias, aunque sea desde la distancia. Por eso, estableceremos una vía de diálogo de forma virtual. ¿Cómo lo haremos?

  • Podéis enviarnos vuestras dudas, sugerencias, experiencias, etc. con los y las peques al correo electrónico, poniendo en el asunto del email  “Unipeques en casa”.

  • Podéis seguirnos en las redes sociales de la Universidad de Oviedo, donde iremos publicando las novedades de esta página. Además, si compartís vuestras experiencias en redes sociales, podéis mencionarnos y utilizar el hashtag #unipequesencasa y #universidadparapeques.

  • A través de nuestro canal de telegram también podéis seguirnos y estar al día de las nuevas publicaciones.

La Universidad para peques/ Universidá pa guah.es / Children's University es un proyecto de la Universidad de Oviedo, que cuenta con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología - Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Caja Rural de Asturias, Banco Santander, Grupo Hunosa, Ayuntamiento de Siero, APADAC, Pridental, Cluster TIC Asturias, DXC Technology, Lacera e ITVasa.

 


 

 

 

Enlaces rápidos