Inicio » Peques en casa

Peques en casa

El mundo en espiral

24/04/2020

Nos pondremos las gafas de geómetras para buscar las espirales y hélices que nos rodean y ¡construiremos una serpiente bailonga!

 

El mundo que nos rodea está repleto de infinitas formas, colores, figuras. No siempre prestamos mucha atención a estos detalles, pero, si tenemos los ojos muy abiertos podremos descubrir que algunas formas se repiten con frecuencia en la naturaleza. Muchas son fáciles de ver, mientras que otras parecen esconderse entre los objetos y cuerpos que están a nuestro alrededor. 

A lo largo de la historia muchas personas han intentado comprender estas figuras: ¿cuántas formas diferentes puede haber? ¿hay relaciones entre ellas? ¿qué propiedades tienen? ¿por qué la naturaleza parece preferir algunas de ellas? A partir de todo ese conocimiento, nació la geometría, que es la rama de las matemáticas que estudia  las formas. Muchas otras disciplinas científicas como la física, la química, la arquitectura, la ingeniería y muchas más, necesitan la geometría para desarrollarse. 

Entre todas esas formas encontramos una muy especial: la espiral, con sus líneas curvas que parecen no tener fin y que al moverse se nos muestra hipnótica. Hay espirales en elementos de la naturaleza (espirales inertes), en algunos seres vivos (espirales vivas) y también en muchos objetos fabricados por las personas (espirales cultas). 

Hoy nos pondremos las gafas de geómetras e intentaremos ver el mundo en espiral. Para ello construiremos unas espirales muy divertidas que pondremos en movimiento más tarde.

¡Comencemos!

Materiales

  • Cartulina

  • Plantilla de serpiente, que podemos descargar aquí.

  • Trocito de hilo de unos 50 cm

  • Ceras, lápices, rotuladores… cualquier material con el que podamos pintar (opcional)

  • Una fuente de calor, como puede ser una tostadora eléctrica o un radiador (opcional)

Descubrimos 

Podemos comenzar poniéndonos las gafas de geómetras ¿El qué?, estaréis pensando. Pues intentaremos ponernos unas gafas ficticias que nos hagan ver el mundo en espiral, porque…¡el mundo está lleno de ellas! Pero, ¿por dónde?

Por un lado podemos encontrar espirales en figuras planas y por otro hélices, cuando convertimos esa espiral en una figura tridimensional.

Comenzaremos fijándonos o recordando las cosas naturales sin vida: rocas, montañas, ríos..¿ves alguna? Aquí te vamos a mostrar dos epirales inertes súper gigantes:

 

 

¿Y en los seres vivos? ¿hay espirales y hélices vivas

 

 

Por último, entre los objetos que te rodean, aquellos hechos por el humano y que llamamos formas cultas ¿cuántas eres capaz a encontrar? Pueden estar muy cerca de tí, ajústate las gafas y mira dónde las podemos encontrar, comprimidas, entre muchos objetos.

 

 

Ahora que ya podemos ver el mundo en espiral, ¡comencemos a construirlas!

¡Manos a la ciencia!

Seguramente, hemos intentado dibujar espirales muchas veces sin darnos cuenta. Cuando hacemos la concha de un caracol o dibujamos un remolino, estamos haciendo espirales. Aquí te proponemos una espiral bastante chula porque es…¡una serpiente! Os dejamos una plantilla que podéis descargar e imprimir, aunque también podéis dibujar la vuestra fácilmente.

 

Podemos imprimirla en papel normal y pegarla en una cartulina para que tenga más consistencia. También podemos decorarla como más nos guste ¿Y si le damos un poquito de color? Utiliza lo que prefieras o tengas a mano, como ceras, rotuladores... También podemos pintar distintos motivos, puntitos, líneas, etc. para que nos quede una serpiente totalmente personalizada. 

Otra idea genial es darles movimiento. Para ello, aquí te sugerimos... ¡hacer una serpiente bailonga!

Lo único que tenemos que hace es recortar la línea de la espiral. Después hacemos un agujerito en la "nariz" de la serpiente y metemos el hilo por él. Para que el hilo no se salga, podemos hacerle un nudo gordito.

Ahora solo nos falta que nuestra serpiente se ponga a bailar ¿Cómo? Pues simplemente coge la serpiente y ¡a correr! La serpiente comenzará a hacer sus sinuosos movimientos ¿Y si giramos sobre nosotros mismos? ¿Qué forma de mover nuestro cuerpo hará moverse más a la serpiente? 

Para seguir experimentando

¿Podríamos conseguir que la serpiente se mueva sola como por arte de ciencia? ¡Pues claro que sí! 

Una idea es ayudarnos del calorcito de una tostadora. Pondremos la tostadora justo debajo de la espiral, la encenderemos, esperaremos un momentito para que se caliente y... ¡la serpiente comenzará a bailar!

Si no tenemos tostadora o queremos ver a nuestra serpiente bailar más días sin necesidad de utilizar otros aparatos, podremos aprovecharnos del vientecillo que sopla cuando abrimos nuestras ventanas. Colocaremos la serpiente en el marco de la ventana y, al abrirla, ¡fiuuuuu! La serpiente comenzará a girar.

 

 

También podemos hacer espirales de otras manerass. Si te apetece probar, coge un trocito de lana o cuerda y mójalo en témpera. Coge uno de los extremos con una mano y deja caer el extremo libre en la hoja. El resto de la cuerda, la dejaremos ir cayendo poco a poco enrollándola sobre el extremo que hemos posado en el papel.

 

¿Qué hacen los científicos y las científicas?

La ciencia que estudia las espirales es la geometría, una rama de las mates. Ha habido muchísimas y muchísimos geómetras, pero hoy te hablaremos de Leonardo de Pisa, más conocido como Fibonacci y de su espiral áurea.

Fibonacci fue un matemático que, tras sus viajes por África y el mundo islámico, trajo a Europa los números árabes (los que utilizamos hoy en día, el 0,1,2…). Al principio, a la gente no le gustaron estos nuevos números, preferían seguir usando los romanos, pero, poco a poco, los número árabes lograron quedarse entre nosotros, lo que nos hizo la vida más fácil.

Este matemático, al que le encantaban los números y el arte, se obsesionó con encontrar una operación matemática que definiera la belleza ¿Cómo la encontró? Contando conejos. Sí, has leído bien, y es que, observando cuántos hijos tenían, encontró esta secuencia de números: 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21...El nuevo número siempre es la suma de los dos anteriores.

Con esos números construyó una espiral, llamándola la espiral áurea, ya que, según él, esta espiral se encontraba en todo lo que consideramos bello.

Hoy en día este tipo de espiral sigue utilizándose en, por ejemplo, fotografía, pintura…¿hay algo donde tú puedas encontrarla?

 

 

¿ Nos queréis contar algo?

Nos encantaría poder acompañar vuestras experiencias, aunque sea desde la distancia. Por eso, estableceremos una vía de diálogo de forma virtual. ¿Cómo lo haremos?

  • Podéis enviarnos vuestras dudas, sugerencias, experiencias, etc. con los y las peques al correo electrónico, poniendo en el asunto del email  “Unipeques en casa”.

  • Podéis seguirnos en las redes sociales de la Universidad de Oviedo, donde iremos publicando las novedades de esta página. Además, si compartís vuestras experiencias en redes sociales, podéis mencionarnos y utilizar el hashtag #unipequesencasa y #universidadparapeques.

  • También podéis seguirnos a través de nuestro canal de telegram y en Instagram, para estar al día de las nuevas publicaciones.

La Universidad para peques/ Universidá pa guah.es / Children's University es un proyecto de la Universidad de Oviedo, que cuenta con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología - Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Caja Rural de Asturias, Banco Santander, Grupo Hunosa, Ayuntamiento de Siero, APADAC, Pridental, Cluster TIC Asturias, DXC Technology, Lacera e ITVasa.

 




 

 

Enlaces rápidos