Inicio » Peques en casa » Arte

Peques en casa

Robot coordinado

15/05/2020

Construiremos un robot de plastilina utilizando sistemas de coordenadas y el azar de los dados

Bit, bit, bit, soy un robot construido gracias a las mates y a vosotros y vosotras. Bit, bit,bit... en mi construcción pensamos computacionalmente. Bit, bit, bit...mis piezas han sido encontradas gracias a un sistema de coordenadas, bit, bit, bit....y elegidas aleatoriamente… 

Pero…¿y este robot tan raro y divertido que dice que ha sido construido gracias a las mates?¿Qué nos está proponiendo?

Hoy nos lo pasaremos genial construyendo nuestro robot de una forma muy especial. Jugaremos con los dados y con un sistema de cuadrículas, en el que cada posición o coordenada contendrá las piezas del robot. Paso a paso, el azar nos indicará las piezas que queremos ponerle, haciendo que cada robot sea único en el mundo. 

Bit, bit, bit... ¡Comencemos!

Materiales

  • Papel grande, para dibujar un tablero
  • Dos dados
  • Pegatinas o papel y celo
  • Plastilina
  • Diferentes elementos de construcción: clips, tuercas, tornillos, arandelas, limpiapipas, trocitos de cables, piezas de lego, cuerda, tapones, ojitos, etc. Lo que tengamos disponible por casa y nos parezca interesante. 

Observaciones

Esta propuesta puede ser muy divertida si el juego es compartido entre toda la familia o grupos de dos o más peques, colaborando en la construcción del robot. 

La primera vez que juguemos, muchos y muchas niñas, probablemente, necesiten un poco de ayuda a la hora de entender cómo buscar las coordenadas.

Preparativos

En primer lugar, preparamos el tablero. Para ello, en una hoja de papel grande, hacemos una cuadrícula de 3x4, 4x4, 6x6,... dependiendo de la variedad de materiales que vayamos a utilizar para construir el robot. En la parte superior del cuadro, escribimos una letra sobre las cuadrículas (A, B, C, ...). En un lateral, en la parte vertical, escribimos un número (1, 2, 3, 4, ...), de modo que cada cuadrícula tenga asignada un solo número (horizontal, filas) y una  única letra (vertical, columnas).

Sobre la cuadrícula, en cada posición, colocamos un montoncito de cada tipo de objeto para construir el robot: tuercas, clips, ojitos, arandelas,limpiapipas, palillos, ¡lo que nos apetezca y tengamos por casa!

Por último preparamos los dados; uno será de números y otro de letras. Para hacer el dado de letras, simplemente podemos pegar, con pegatinas, las letras sobre sus caras. En el de números, podemos tapar los que no estemos utilizando en la cuadrícula también con una pegatina, y convertir esas caras en comodines. Cuando nos salga un comodín, podremos elegir el número que más nos interese.

 

En resumen, sobre una mesa o cualquier otro lugar donde nos sintamos a gusto para jugar, colocaremos el tablero que tendrá distintos materiales sobre cada cuadrícula, los dados, una bola de plastilina y…¡a construir!

¡Manos a la ciencia!

Construir un robot es muy sencillo porque…¡lo dados nos dirán cómo hacerlo! Primero lanzaremos uno, por ejemplo, el que tiene números ¿Qué casillas corresponden a ese número? Son varias, podrían tocarnos 4 distintas, así que tiraremos el dado de las letras… ¡ajá! ¡Solo hay una casilla que corresponde a la letra y al número que nos ha tocado!

Cogeremos una o varias piezas de la casilla que nos corresponde y se las pondremos en nuestra bola de plastilina. Podemos dejarlas colocadas donde nos apetezca o usarlas para hacer marcas en la plastilina, lo que más nos apetezca. Si caemos en una casilla en la que ya no quedan piezas, volvemos a repetir la tirada. 

¿Cuándo termina el juego? Cuando nuestro robot nos encante o cuando ya no nos queden más piezas para añadirle. 

De esta forma, cada robot será completamente diferente y único, no habrá dos iguales.

Para seguir haciendo

Podemos hacer tantos robots como nos apetezca, cada uno será distinto. También podemos cambiar la forma de la plastilina, dependiendo de si queremos que sea un robot redondo, cuadrado, triangular, … o incluso puede tener diferentes partes.

Una vez hayamos construido el robot con nuestras familias, podemos intentar hacerlo solos o solas, porque ¡Ya sabemos buscar las coordenadas (cuadrículas)!

¿Y si en vez de un robot hacemos otra cosa? Un monstruo, un o una científica, una mamá o un papá,...¡cuántas cosas podemos imaginar! Para ello, simplemente cambia la forma de la plastilina a lo que creas que más se adapta a tu idea, así como los objetos que tenemos sobre el tablero ¡pueden salirnos personajes tan diferentes! 

Para saber más

Aunque quizá no nos demos cuenta, en esta propuesta tenemos muchíííísimas mates. Por un lado, con los dados jugamos al azar, la aleatoriedad, donde cualquier resultado no es previsible, aunque...si por ejemplo, decidiésemos poner la misma letra tres veces en el dado, ¿sería más probable que nos saliese esa letra?

Tanto la aleatoriedad como la probabilidad se estudian desde una rama de las matemáticas llamada estadística

Por otro lado, tenemos una cuadrícula en la que buscar objetos ¿cómo? Usando un sistema de coordenadas. Cada lugar tiene asignados un número y una letra, y así, podemos encontrar cada punto. Este sistema se utiliza muchísimo en nuestra vida, ayudándonos a localizar cualquier lugar… ¡del planeta! Cada lugar en que te encuentres, no importa si es tu casa o en medio de un enorme desierto, tiene unas coordenadas específicas que te podrían ayudar, por ejemplo, a no perderte o a que te rescatasen.

Este sistema se utiliza muchísimo en matemáticas, en concreto en dos ramas llamadas álgebra y geometría, siendo en realidad, un puente entre ambas disciplinas (geometría analítica). Pero es tan chulo que muchas otras ciencias como la geografía o la física lo utilizan en sus respectivos campos.

Y con tantas y tantas mates, ¿sabéis en que nos hemos iniciado? ¡En el pensamiento computacional! Gracias a este tipo de pensamiento descomponemos un problema y procesamos los datos, una habilidad propia de la computación y el pensamiento crítico ¡Casi nada!

¿Qué hacen los científicos y las científicas?

Por una parte, nos encontramos con la estadística. Esta profesión científica tiene muchísimas implicaciones, ya que analiza cualquier tipo de dato...desde los que tengan que ver con el tiempo y el clima, los juegos de azar, cómo se comporta la población… ¡muchísimas cosas! 

Una estadística famosa fue Florence Nightingale.

Florence, que además era enfermera, entendía que cualquier investigación debía basarse en datos y que estos debían de ser anotados, registrados y sistematizados. Esta concepción, hasta entonces rechazada, permanece vigente hasta hoy. Con ello, consiguió reducir la tasa de las epidemias y de la mortalidad del 43% al 2% en los hospitales militares británicos. Aún hoy en día, sus estudios estadísticos son utilizados para elaborar diagnósticos médicos.

 

Si quieres saber más de ella, mira este vídeo en el que Los Lunnis y Lucrecia nos cantan una genial canción sobre su vida ¡es súper pegadiza! ¡Nanananiii, Florence Nightingale!

En cuanto al sistema de coordenadas, llamado sistema cartesiano ¿sabéis de dónde surgió? De otra mente brillante René Descartes (Descartes-cartesiano, ¿veis la similitud?). René fue uno de los mayores filósofos de la historia, es más, se le considera el padre de la filosofía moderna. Pero no contento con eso, también tuvo magníficas contribuciones en física y matemáticas, como es el caso del sistema cartesiano. Este sistema, que de una manera simplificada, nos permite realizar este juego ¿y sabéis cómo se le ocurrió? ¡Mirando a una mosca distraído!

Descartes tenía que pasar mucho tiempo en la cama ya que tenía mala salud. Mirando a una mosca se preguntó si podría determinar su posición en cada instante, así que se levantó, cogió un papel y una hoja y dibujó líneas perpendiculares como las de nuestra cuadrícula. Así, acababan de nacer las coordenadas cartesianas y, con ello, la geometría analítica.

¿Nos queréis contar algo?

Nos encantaría poder acompañar vuestras experiencias, aunque sea desde la distancia. Por eso, estableceremos una vía de diálogo de forma virtual. ¿Cómo lo haremos?

  • Podéis enviarnos vuestras dudas, sugerencias, experiencias, etc. con los y las peques al correo electrónico, poniendo en el asunto del email  “Unipeques en casa”.

  • Podéis seguirnos en las redes sociales de la Universidad de Oviedo, donde iremos publicando las novedades de esta página. Además, si compartís vuestras experiencias en redes sociales, podéis mencionarnos y utilizar el hashtag #unipequesencasa y #universidadparapeques.
  • También podéis seguirnos a través de nuestro canal de telegram y en Instagram, para estar al día de las nuevas publicaciones.

La Universidad para peques/ Universidá pa guah.es / Children's University es un proyecto de la Universidad de Oviedo, que cuenta con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología - Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, Caja Rural de Asturias, Banco Santander, Grupo Hunosa, Ayuntamiento de Siero, APADAC, Pridental, Cluster TIC Asturias, DXC Technology, Lacera e ITVasa.


 

 

 

Enlaces rápidos